21/3/2014

Sobre el Liberalismo

"El primero que, habiendo vallado un terreno, se le ocurrió decir: esto me pertenece, y encontró gentes lo suficientemente simples para creerle, fue el verdadero fundador de la sociedad civil. Cuántos crímenes, muertos, miserias y horrores no hubiera evitado al género humano el que, arrancando las estacas o rellenando el foso, hubiera gritado a sus semejantes: guardáos de escuchar a este impostor; estáis perdidos si olvidáis que los frutos son de todos y que la tierra no es de nadie"
Jean-Jacques Rousseau, Discursos sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad en los hombres.
.
El cercado de tierras empezó en Inglaterra en 1727, acabando con un sistema rural que permitia el autosostenimeinto. En España comenzo con las Desamortizaciones, como la de Mendizabal y otras: robando tierra al rural para financiar el nuevo estado y ejercito liberal.

Asi comenzo el capitalismo en Europa: robando la tierra al pueblo.
¿Como se hizo? lo hizo una exigüa minoria, el 10% de siempre, de la mano de sus ejercitos y policia, imponiendolo al 90%, el rural de tradicion comunal y solidaria (origen del anarquismo).
 
 

2/12/2013

Contestación a Carta Recibida por Parte de Bankia (A la Att. de Don José Ignacio Goirigolzarri)

Aquí os dejo mi sugerencia en respuesta a la carta recibida por parte de Bankia. Espero que me la tomen en cuenta para que sigan construyendo una "entidad excelente"....

¡Qué ilusión me hace participar en los proyectos de esta gente!



Estimado Señor José Igancio Goirigolzarri:
Como me pide usted mi opinión, se la voy a dar con todos los respetos:
Opino, que Bankia es una empresa de buitres (con perdón para los buitres) carroñeros en donde lo único que les interesa es hurtar todo el dinero posible a ahorradores, no ahorradores y todo aquel pobre valiente que se haya atrevido a posar los pies en su casa de maleantes, atracadores y chorizos ibéricos. Ibéricos de los de verdad, de los de toda la vida, pero no de los de comer, no señor, de los que sisan hasta las puñetas de las mangas de la camisa, de los que no dejan ni los calzoncillos.
Con respecto a que usted haya asumido la presidencia, de Bankia, pues mire, me importa un pimiento. Por mí como si se la machacan. En todo caso, no le deseo ni suerte, porque a usted, ya le ha tocado la lotería. Ahora se plantará en la silla grande de su despacho verde pistachoso y se dedicará a mover numeritos en el ordenador. Aventuro que la mayor parte de esos numeritos (muchos de ellos representando las cesiones públicas toleradas por los ciudadanos a punta de decreto, ley y pistola... del gobierno) irán a parar a su cuenta y a la de sus amiguitos, conocidos o parientes. Pues bien, sírvase usted y engorde a costa de los ciudadanos, por mí que no quede. Ya que no puedo hacer nada, sólo le pido que se acuerde durante un segundo de mí , así como de todos los parados y desahuciados del sistema (muchos de ellos, gracias a la entidad que preside) cuando se compre el palacete en la moraleja. Fíjese si soy buena y maja….
 
Con respecto a la nueva etapa de Bankia, pues mire, sinceramente, me paso yo esta primicia, con todos los respetos y pidiéndole disculpas adelantadas por lo grosero de la palabra en sí, por el recto. Puede usted meterse su primicia donde buenamente le quepa, que yo no se lo voy a impedir. Esa transformación de la que me habla, basada (le voy a traducir sus palabras, ya que usted lo dice todo demasiado maquillado y bonito…) en echar a la gente de sus casas, zamparse descaradamente el dinero que todos los ciudadanos han sudado y después (obligados o sin obligar) han regalado a la administración y posteriormente a usted y a toda la camarilla que le rodea, ROBAR, sí señor, así se lo digo, robar el dinero a la gente con las preferentes y con las comisiones desmesuradas (que cobran ustedes hasta por respirar en sus oficinas, y si aún no lo hacen, estoy segura de que no tardarán mucho), echando a los empleados de sus puestos de trabajo (teniendo en cuenta siempre que para cubrir el sueldo de un directivo de esta, su caja, hay que eliminar el sueldo de por lo menos ocho desgraciados currando detrás de la ventanilla), sinceramente, le deseo que esa transformación se le atragante y se tire usted tosiendo, seguramente tosiendo billetes, a ver si pillamos de vuelta alguno y podemos comer esta semana….
 
Así que, Sr. Goirigolzarri, guárdese usted su empeño y eficiencia para mover esos numeritos de los que le hablaba antes, por lo menos así podrá usted disimular más cuando traspase unos y ceros a su cuenta. Tenga en cuenta que algunos le hemos pillado y la mayoría estamos más que hartos de que, además de que nos choricean los ahorros, se ríen de nosotros en nuestras jetas cansadas.
Le agradezco que me haya usted ofrecido un mail para que le dé mi opinión, es curioso que me dé usted algo, teniendo en cuenta que yo lo único que tengo en su entidad son deudas y ninguna esperanza de futuro, ya que lo único bueno que opino que tiene la misma, será la grandísima satisfacción que obtendré de mandarle a usted y a toda su cuadrilla a freír espárragos una vez que termine de pagar lo que les debo mas todo lo que me choricearán. Por el momento, de banco (para guardar mis temblorosos y enjuntos ahorros) ya he cambiado y le aseguro que a su caja, no vuelvo. Antes muerta que vivir arrodillada bajo el yugo de su logo cetrino (y si, por favor, interprete usted el doble sentido de esta última palabra con toda libertad).
 
Reciba un cordial saludo,
Deseo no volver a encontrarme con su nombre en una carta (de verdad, se lo agradezco, pero con los recibos y sus correspondientes comisiones ya tengo mosqueo y malestar para un rato, así que por favor, no nos torturen más…)
Con todos mis respetos, esperando no volver a saber de usted, le saluda,
Yolanda Pérez.

19/11/2013

¡Felices Fiestas!

¡Lo huelo! ¡Ya vienen las navidades! El sistema arde montado en deseo y se retuerce sobre sí mismo a pesar de que está moribundo. Los empresarios se frotan las manos, la tierra muere un poco más. El ciudadano de a pie, aún sin saberlo, continúa alimentando al monstruo, haciendo un esfuerzo, y estirando una pizca más la migaja que le dan cada mes por deslomarse en su trabajo… “es solo para el niño”- dicen- “Pobrecito/ a, ¡dejémosle que disfrute de la navidad!”  ¡Hagamos muchos juguetes! ¡Saquemos más petróleo y convirtámoslos en inertes muñecos de plástico, cocinitas, lavadoras de juguete, madelmans, pelotas, trenecitos…  - “¡Comprémosle un Don Potato al niño!”- grita un padre inmerso en el sueño de ofrecer una felicidad palpable a su retoño. ¡Cortemos más árboles! Aún quedan muchos y así podremos hacer recortables, puzles de cartón… ¡O mejor aún!¡Hagamos puzles de madera! ¡Muchos! Aún queda mucho por arrancar, sesgar, matar… ¡Cortemos flores y hagamos muchos perfumes!¡A la gente le encantan los perfumes!¡Arranquemos muchas pieles a los animales y hagamos muchos abrigos para el invierno! A las señoras les encantan los caros y confortables abrigos de visón. Total… ¿para qué valen esos inútiles visones si no es para hacer abrigos?

El sistema se ensortija, se contorsiona un poco más… las lucecitas de navidad iluminan nuestras almas, oscurecidas por la continua farsa que nos relatan un día tras otro y que nos repite día tras día “tú eres especial, eres único, siempre y cuando me compres este maravilloso producto que te vendo ahora”. La tierra se oscurece, porque nosotros ya no somos nosotros, sino una sombra de nuestra propia codicia y el fariseísmo que la produce.  Todo muere a nuestro alrededor pero ¿qué más da? Ya estoy otra vez… pero ¡ Si ya casi es navidad! ¿Por qué tendré que ser tan agorera? ¡Tengo que dejar de pensar en tonterías! ¡Disfrutemos de las fiestas y dejemos los problemas a un lado por un rato! ¡Felices fiestas!.
Yol Lyvon