22 de ene. de 2015

Deja de Preocuparte por las Opiniones de los Demás

La persona y sus opiniones tienen el poder que tú le otorgas. Así, si te encuentras en tu camino con la crítica de alguien deberás preguntarte primero “¿Es esta la verdad única y exclusiva sobre mí o es sólo la simple opinión de alguien sobre alguna particularidad mía?"

Muchas veces tendemos a dejarnos llevar por las opiniones de los demás y “creérnoslas”, como si fueran verdades absolutas. Debemos darnos cuenta de que las opiniones de los demás tienen únicamente el valor que nosotros le otorgamos. Debemos eliminar de nuestras vidas la constante necesidad de aprobación y aceptación de los que nos rodean.

Entiéndelo: Tu eres únic@, complet@ e irrepetible, pues nunca ha habido nadie como tú ni jamás lo habrá después de ti. 

Las características que componen tu personalidad no son buenas ni malas: simplemente son las que son y tú eres el únic@ con poder para decidir si esas características que componen tu personalidad son buenas o malas para ti en función de cómo te conciernen a ti mismo, es decir: las particularidades de tu personalidad sólo deberán ser valoradas como buenas o malas en función de cómo te afecten a ti y no de acuerdo a lo que los demás opinen de ellas.

Cambia tu mente y date cuenta de que la opinión que los demás tienen sobre ti no tiene nada que ver con quién eres tú en realidad. Una vez que descubras esto, te darás cuenta de que nadie te puede hacer daño excepto que tú lo permitas.

No permitas que la opinión de los demás te consuma.