26 de feb. de 2015

A ti, que tienes perro....

A ti que tienes perro. Escúchame bien:

Yo amo a los animales. Yo defiendo a los animales y no voy a permitir bajo ningún concepto que maltrates a tu perro delante de mí.

Te llamará la atención, y si hace falta, te insultaré, te acusaré de irresponsable y te amenazaré con llamar a la policía si lo tratas mal (y la llamaré si sigues haciéndolo, créeme).

Me da igual que me digas “que es tu perro y que haces con él lo que te da la gana”, “que me meta en mis asuntos y te deje en paz”. Escúchame bien: NO. ¿Entiendes? NO. El hecho de que sea tu perro no te da derecho a tratarlo mal. SI eres un violento y un estreñido mental, date golpes en la cabeza contra la pared y aplaca así tu rabia interior, pero no maltrates a tu perro, al menos, delante de mí No, porque NO TE LO PERMITO.

Y me pondré a chillar como una loca histérica para dejarte en vergüenza y que todo el mundo oiga y vea cómo maltratas al animal. Ya puedes odiarme de por vida, pero eso no va a reprimirme de llamarte la atención. Me da igual que me digas que me vas a romper la cara (ven si te atreves, yo no te tengo miedo como el pobre perro al que maltratas) ¿Quién te crees que soy? ¿Otra de tus escupideras? Lo llevas claro, si crees que yo meteré el rabo entre las patas como ese pobre animal.


Hay gente la que deberían hacer una prueba de salud mental antes de permitirles tener animales porque no están preparados. Mientras esa prueba no exista, si te veo pegando o maltratando a tu animal, no dudaré en ponerte en vergüenza sea como sea, y si no estoy para hacerlo y eres capaz de pegar a ese pobre animal indefenso que cree que te lo debe todo, espero de todo corazón que algún día despierte y te muerda los huevos hasta que te quedes sin ellos.

Hay muchos animales en este país que son maltratados en sus casas. No pueden hablar, no pueden quejarse ni acudir a la policía. Sufren maltratos y viven aterrorizados en absoluto silencio sin poder hacer nada. Si ves a algún desalmado maltratando a su perro DILO, llámale la atención y llama a la policía si hace falta. Ningúna persona tiene derecho a maltratar a ninguna mascota. Si no saben tenerlos, QUE NO LOS TENGAN.


Yol Lyvon

3 de feb. de 2015

Breve Reflexión sobre la Riqueza y la Pobreza

Riqueza y pobreza son dos antónimos, así como también lo son sapiencia e ignorancia, grandeza y pequeñez, fuerza y debilidad, etcétera.

No tenemos que consultar un diccionario para conocer el significado de las palabras riqueza y pobreza, ya que todos conocemos su significado. Riqueza  simplemente significa abundancia y pobreza simplemente significa escasez.

El rico es aquel que tiene más de lo que necesita y el pobre es aquel que tiene menos de lo que necesita, así de sencillo.

En el mundo actual prevalece una muy notoria e innegable desigualdad en lo que se refiere a la distribución de la riqueza; mientras hay algunas personas inmensamente ricas también hay personas muy pobres.

Una realidad indiscutible es que la mayor parte de todas las riquezas del mundo están concentradas en muy pocas manos; esto no quiere decir que sea algo malo que existan personas poseedoras de grandes riquezas, ya que muchos de ellos(as) dan empleo a muchas personas, es decir, de ellos dependen muchas familias; pero mientras algunos de estos súper ricos dedican parte de su vida a la filantropía, otros simplemente tienen en su vida como único propósito el acumular la mayor cantidad de riqueza posible.

El poder adquisitivo mejor conocido como capacidad de compra, como su nombre lo indica se refiere a cuanto eres capaz de comprar, es decir, cuánto dinero tienes para gastar y el ingreso per cápita es el ingreso promedio de un habitante de un país.

Mientras los ricos son capaces de adquirir no sólo lo que necesitan para vivir sino que también tienen la capacidad de vivir rodeados de lujos; hay millones de personas en el mundo que no cuentan ni con lo mínimo necesario para tener una vida digna.

“Selección de Citas”

“Todo lo que se come sin necesidad se roba al estómago de los pobres”
(Mahatma Gandhi).

“La Ley, en su magnífica ecuanimidad, prohíbe, tanto al rico como al pobre, dormir bajo los puentes, mendigar por las calles y robar pan”
(Anatole France).

“La igualdad de la riqueza debe consistir en que ningún ciudadano sea tan opulento que pueda comprar a otro, ni ninguno tan pobre que se vea necesitado de venderse”
(Jean Jacques Rousseau).

“El rico come; el pobre se alimenta”
(Francisco de Quevedo).

“El vicio inherente al capitalismo es el desigual reparto de bienes. La virtud inherente al socialismo es el equitativo reparto de miseria”
(Winston Churchill).

“Yo creo que el mejor medio de hacer bien a los pobres no es darles limosna, sino hacer que puedan vivir sin recibirla”
(Benjamín Franklin).

“No puede haber una sociedad floreciente y feliz cuando la mayor parte de sus miembros son pobres y desdichados”
(Adam Smith).

“Aconsejar economía a los pobres es a la vez grotesco e insultante. Es como aconsejar que coma menos al que se está muriendo de hambre”
(Oscar Wilde).

“Quien toma bienes de los pobres es un asesino de la caridad. Quien a ellos ayuda, es un virtuoso de la justicia”

(San Agustín).

Milton Mata

20 de abr. de 2013

Man de Steve Cutts

Este video no os dejará indiferentes. Un corto que muestra la relación del hombre con su entorno.


28 de ene. de 2013

Consumo Responsable


Submenú:

------------------------
Tu Puedes Cambiar el Mundo: Consumo Responsable

Si alguna vez has pensado (o te han dicho) que tú nunca podrás hacer nada para cambiar la sociedad, yo te hago saber, aquí y ahora que eso es totalmente falso. Tus decisiones a la hora de comprar productos influyen directamente en los mercados, en el medio ambiente y en otras personas y por supuesto, en tu economía... Ten presente siempre que las decisiones de los consumidores son las que cambian las tendencias del mercado.

Consejos Para Consimir Responsablemente:


- No hay que dejar de consumir, sino consumir responsablemente.

- Utiliza tu pensamiento crítico antes de comprar, valora si realmente necesitas el producto y si te va a compensar el hecho de comprarlo.

- Realiza una valoración del impacto que está causando el producto que compras y de dónde viene. No compres productos que rocen los límites de la legalidad (o que directamente incurran en ella), como por ejemplo productos que hayan explotado los recursos naturales (como la selva amazónica), que se hayan lucrado con el sufrimiento de otros animales (como las pieles, arrancadas a sus dueños en vivo) o productos que se sirvan del trabajo de niños o de adultos en condiciones infrahumanas.

- Trata de respetar tu entorno mediante tu compra y ten en cuenta que somos parte de la naturaleza y no podemos vivir a costa de la misma como si la cosa no fuera con nosotros. Cada compra que realices tendrá un impacto directo en la calidad de vida futura de tus hijos. Procura recordar esto y trata de respetar el entorno mediante tus compras.

- Como explican en el blog de Consumo Equilibrado, toma decisiones coherentes que se basen en “elegir bienes y servicios comprometidos con el medio ambiente como por ejemplo, caminar, ir en bicicleta o en transporte público en lugar del coche privado, apoyar el uso de las energías renovables y huir en lo posible del uso de combustibles fósiles, consumir alimentos frescos, de temporada y cercanos, vestir ropas realizadas con fibras naturales, etc.”

- Se crítico con la publicidad que ves, y en general con todo lo que te impone la sociedad: no creas las cosas por que te las han contado y punto. Piensa por ti mismo y saca tus propias conclusiones. La vida no tiene porque ser como te la cuentan. No te dejes persuadir tan fácilmente. Es más sano e interesante pensar por uno mismo. La sociedad actual nos da poco pie para pensar por nosotros mismos, por tanto no es fácil introducirse en este terreno tan poco cultivado.

-Reduce tu consumo. Existen montones de situaciones en las que utilizamos un bien en exceso, por ejemplo el aire acondicionado a toda pastilla, cuando hace el mismo efecto estando más bajo, la luz encendida o dejar el grifo abierto, cuando cuesta lo mismo cerrarlo. Piénsalo: es bueno para el medio ambiente y también para tu economía.

- Reutiliza y recicla: es más barato y más saludable para el medio ambiente.

- Utiliza alternativas al consumo: Una alternativa para ahorrar y no despilfarrar el dinero y los recursos es utilizar útiles de segunda mano (existen montones de webs en donde podemos encontrar artículos casi nuevos), así gastarás la mitad de dinero y adquirirás un producto que otra persona ya no necesita, reutilizando dicho producto y contribuyendo, así, a no despilfarrar los recursos.